El Reino Perfecto

Escrito por el 11-1-2013 en Literatura de Combate, Poesía Subversiva

El Reino Perfecto; Apología de la Mediocridad

Dedicado a mi hogar, el abatido reino de España

Si queréis llegar a ser genios, es fácil:

Sólo tenéis que decir que todo es una mierda;

y nunca os equivocaréis

Wilbur Cobb

 

Tardé mucho tiempo e hicieron falta muchas casualidades para que yo descubriera el porqué de la pésima calidad gráfica de mis dibujos, cuya decadencia por otra parte acusaron aquellos que valuaban sobre su base la solvencia de mi personalidad. Sucede que su imprecisión, su, pudiéramos decir, deformidad, obedece a su naturaleza fonética; a corresponder a mi deriva a contener y expresar la subjetividad, lo inefable, el espacio ideativo vacante, y el irracional. Pudiera hacérseos inverosímil, pero al cambio de la fidedignidad puede comprarse en este mundo hasta la magia, ¿verdad?; y algunos secretos se desplazan tan a ras del manto de la oscuridad que su exploración se hace a costa de la humanidad, su sondeo al precio de la razonabilidad, y su entendimiento, al de la salud mental. No les pasa nada a mis dibujos, son simplemente inarmónicos; son, ¡perfectos!

 

(Si puedes esquivar la tiranía de la apariencia, te espero en el último capítulo)

 

Capítulo Primero

 

Cada otoño necesito una nueva adaptación libremente medida a la inicua bonanza razonable en que ustedes estrechos universalistas sienten estar inmersos negando tentar el repentino impulso o raudo efecto nebuloso en rutilante grandeza ínfimamente apetecible reduciendo una buena oportunidad radiante imprimiendo zozobra ácida necesitada de orgullo sin el apetecible liberar el grande reducto estacional mediante estímulos no traumáticos en la idea benevolentemente entendida resistente tras algún restante éxito mutilado en la organización de íntimas andaduras sin abrigo bastante imaginando ganar a recorrer rutas abstrusas de alarmante sinceridad pidiendo ordenar recuerdos oscuros rememorando que una entereza sin trabas acepta cualquier imprevisto órdago no redimiendo a bruñir invectivas oscuras sino adueñando mejorar el notorio transcurso embriagadoramente ínclito nada cuidadoso lacerado inmisericorde tras aseverar no apetecer de artificios temerarios estando más en rotunda aspereza residual incluso ante infinitos no transfigurados en ningún temible asunto ni debilitados ordinariamente metiendo iniquidad traviesa intentando ganar al rebelde ante la gran urgencia noble aunque tema oponer razones pobres en zalamera aproximación rondando el cruel impulso a asumir una necesidad que uno en su  impertérrita elegancia necesita temblar aunque consiga orillar no establecer gran repulsa en gran infamia atesorando negar el camino elaborado sin intención de adecuar dones de amor reduciendo el luminoso esfuerzo con cualquier iracunda osadía negligente en su necesaria ocurrencia contraria originando menos ubicuidad necesitada estrecha sin imaginar mirar prados rezumando imaginación mientras inoculamos el nacimiento de odio a una nueva alocución sin estilo no trastocada intrigada de algo ancestral liberado entre gemidos risueños íntimamente asumidos lacerantes imaginados bien egregios resistiéndose a robar a la ornamentación más información nueva o sensacional o brillante inventando el no ver implicado en nada de olvidar invicta mediocridad pasando oblicuamente su injusta borrachera liberal estimada extraña sin tener alcance rabioso de aventuras nerviosas de osadía aunque músicas obnubilen razones desde el sentimiento de escuchar útil libertad tocando ininterrumpidamente melodías o susurros tremendos imitando el místico paso o salto inverosímil nuevamente vivido en necia terquedad aunque desoiga oír sutilezas lacrimógenas intuidas buenas respetando el suave murmullo incesante en nebulosa tendencia razonablemente apática sintiendo el largo no ocupar toda utilidad rencorosamente bastándole al espíritu la lenta orquestación acusando bastante la escalada imposible no formada incesante ni imaginada tenue o blanda en no esperar figurar imágenes con intuición áspera ni disculpar organizar la excelencia en su tibia acrimonia rebelde risueña incluso sin utilizar el ñoño obstáculo amoroso universalmente necesitado que une el no oscurecer de estragos bien anclados obviando sensatez con un rápido empezar con el rubor tozudo evitando notar excepciones resueltas aunque miserias obstaculicen respirar brisas antiguas sin turbar al no tramar el último nubarrón inclemente con opiniones esbozadas viendo imprevisible tener antigüedad nublada de oportunidad sentida excelsa rápidamente impresionada necesitando con inverecunda explosividad resumir torpemente otra noción obtusa reluciente moviendo a la inicua zalamería a no dar oraciones indecentes no controladas libremente entendiendo más estricto no culpar invariablemente al ser culto obviando no unir risa a ñudos artísticos osando poner orden sin intransigencia con invisibles óbices nada seductores irradiando no mejorar el no olvido serenando con adulación bastante ampliada rizar el libertinaje de una robusta opinión incluso no teniendo en recuerdo imprimir oscuridad resistentemente adecuada sin primero intentar restituir al no desistir orillando nueva ordinariez temida estable negando el ruin encanto no ofendiendo la vida invadida de olfacción la ardiente vitalidad íntimamente viendo imposible de amar incluso mientras ardemos gustar el no de esos ojos tristes redescubiertos oscuros

 

A loar a grandes riquezas anduvimos negándonos urdiendo necesariamente innumerables vilezas especialmente risueñas sensibles a la iniquidad destructiva absoluta de necesitar obstaculizar o lacerar vidas inútilmente desde el sufrimiento sin exclamar ñoñerías a ladridos a rimbombantes lugareñas entusiasmándonos la aparente sonoridad ofensiva balbuceada jalonando esperanzas con irreflexión o negligencia exageradas surgidas con origen nefario ostentando buenamente señorear ese sueño inverosímil oído ninguneando sin incesante normalidad ciudades enteras rebajadas a sobrevivir indolentemente útiles lacrimógenos totalmente inocuos mientras a muchos en nuestro territorio enmienda gritar improperios múltiples especialmente si en sí graznar ramplonerías impide morir insatisfecho en necesidad de omitir repetir a zafios oradores nada en silencio imperativo nacidos últimos traviesamente indecentes liderados en su mala imaginación negativamente tratando incesantemente estar necesitados de osadía o subversión unívocas garantizando impedir retóricas inicuas en nada dañinas o urgiendo sea apacible restaurar su apetencia bondadosa impecable de unir risotadas implacables a actores ninguneados cruelmente en su trabajo resultando agraviados los reyes en su poder omnímodo negativamente disolutos incluso estando nacidos de orgullosos regímenes ávidos potentemente inmaculados donde otros articulan con esmero retozar tristemente intentando joder o sucumbir desesperado entre imbéciles negando ser inteligente narrando con empeño resuelto alocuciones con odiosa miseria pidiendo la absurda conmiseración entre necios casuales insensibles a acercarse lentamente a imaginar mundos paralelos ínfimos a su estrechez de universo concibiendo con insania óbices negros más oscuros teniendo infinita vacilación ante dar o recibir atenciones o reprimendas insensatas glorificando imposibles nociones avergonzadas rotundamente incluso ante su impenitente necesidad de expulsar niños o mayores inválidos nacidos ante rostros estupefactos sugiriendo trocar odio en xenofobia teniendo reticencias a ñoñerías o niñerías inoportunas transferidas inocuamente trazando un buen enfoque anejo rotundamente resistente en conexión oblicua rectangular de artística no de ordinaria esencia logrando levantar un gigantesco artificio refinado ornamentalmente censurando una lasciva torpeza orgánica seducida en demasiada inexperiencia con estima nula trabada en obstruir narcisismos íntegros reducidos insólitamente con omisiones basadas ineficazmente en nominalismo visto inútil sintiendo triunfal opinar íntimamente no convertir la unánime solución ofrecida a nuestra tierra en sabiduría de estéril orquestación reducida nefastamente a morir en necedad torpona aunque refulja su uso sobre ingrata grandilocuencia normativa o aparezca grandioso recurrir a nostalgias anticuadas haciendo ínclito notar cómo originamos zafiamente una respuesta con indeleble elocuencia nada devota ordenando mueran ubicuos y engrandecidos sueños transparentes rayando en conseguir hacer olvidar necesitar evadirse gozando a raudales tirando residuos inactivos sobre tragones estómagos zampones aspirando serenarse en no practicar otro bamboleo roñoso en su orden raquítico inmunizado de ir con unos locuelos a soltar iracundas lágrimas ultimando segundos incontables obligados neciamente entre sonidos nasales iniciados muy inmediatamente a sentir tristes recuerdos antes sabidos extraños mas entendidos radiantes gravitando en raros lugares intentando buscar rápidamente el esfuerzo  no cuantificable originado necesariamente sólo totalmente aunque no tuviera estabilidad temporal rehuyendo a no contaminar el universo novelesco insípidamente tras abrir reveladores interiores osando adentrarse la abismal estepa sin temer rodear infiernos con toda atención sin otros lugares amenazado robar abstracciones zurciendo óvalos negros oscurecidos para atemperar con animosidad de equilibrar a su propia impaciencia razonando a raíz de ese sugerente transcurso regresivo universal imaginando rameras orgullosas soplando una brisa veraniega en reluciente temperamento impoluto rozando intimidades con ojos no ofensivos contra la anterior seducción troncada ante su notoria osadía fuertemente inerte revertiendo mejores esfuerzos sobre el nebuloso lápsus a instancias necias silbando una melodía imaginada sugiriendo interminables ósculos nefandarios con el lacerante encanto bribón razonablemente adecuado de advertir el negligente sentido incluso largando el negruzco contenido intentando oír notas inverosímiles en ningún concepto insensatas figuradas reverenciando a rústicos escenarios nacidos sobre un excelso ñudo originado sencillamente invirtiendo muchos ademanes gruesos en neuróticos esfuerzos sin tiempo apenas creando impaciencia transitoria urgiendo resistir neutralizar a su apariencia utilizando nicotina que ubica el necesitar antes del aparentar disfrutando el mismo ubérrimo espacio soleado tras remediar el opulento banquete ventilado irradiando afabilidad risueña en nada sórdida usada por la excelencia nerviosamente incluso gras un descanso enorme ladeándose rompiendo el curioso objeto romo de arcilla rezumando ácido sobre pequeñas escisiones ramificándose  ostensibles no imprescindiblemente zoéticas o zoológicas ostentadas bastante razonablemente ante realidades animales nada temibles excepto si úteros bien intoxicados tuvieran acordados sombríos o feroces estragos nombrando su ardid seductor sin un glamour exhorbitante resultando imprudente desdeñar a su aflicción de revolver el dolor en amargas losas metidas entre nódulos oscuros si el necesario festín opulento con amarillentas naranjas de olaginosa naturaleza ocupando tiempos opíparos realmente tremendos ubicuamente reluctantes a reemplazar el largo sabor ofrecido nominalmente inscrito de orden universal fijando atención nubosa ordenada teniendo en mente intentar destruir o infligir más presión rehuyendo imprevistas masas informes exhalando nauseabundos desechos ocres lumínicos liberados indiscretamente bajando el raciocinio típico antes de expresar necedades sin importancia necesariamente trascendente ojeando nudismo ínfimamente apetecible,

 

ante ningún amigo debiendo insubordinarse estimando tener infinita elocuencia numérica trastocando a esos señores que ultiman inquirir valores a resultas tenuemente osadas de asumir ostentar fuertes esperanzas negando someter a demasiada opresión ningún derecho especialmente occidental teniendo resquemor a sabios siesos incluso en situaciones temporalmente inocuas metiendo un lapicero en nieve sucia ante la vista atónita recelosa oteando para rastrear otras buenas intuiciones o sentimientos sublimes infinitos necesitando negar el gran amor reluciente el latido con un corazón hastiado  impidiendo le levanten otros individuos nacidos torpemente entre necios curiosos inútiles o negados además de absolutamente malvados en notar tiempos estridentes o ruidosos impelidos en ninguneo total a dulcificar o suavizar óptimos ladeamiento ocultos a ser un príncipe recto o princesa incólume a intensidades no todavía entendibles ni concebidas improvisando ósculos narcóticos revistiendo el divino universo natural de alguna noción tardíamente expuesta a niños temblorosos estupendos no ostentosos tristemente en necedad excesiva resultando especializarnos normalmente sin un empeño rotundo tampoco en zafias actitudes fuertemente asentadas rezumando ostentación con una reticencia razonable en no cuidar intentar arreglar sus zapatos usando míseras botas aludiendo nociones demasiado olvidadizas o bastante reluctantes a memorizar ante nadie de oscuras retinas una imagen detallada o sutileza apocada mientras esté negándose todo estímulo a un nivel que ultime esa necesidad acérrima de aparentar tener en no gratificar a empleados nefarios mucho interés esperando no desesperar ante suicidas imberbes ni ante nadie temible excepto si demostrando importancia resulta iracundamente mortal inquietantemente rancio incluso desde el agotamiento sobrio sin ocultar bajeza ruindad escasez indefensión ni temor en rutilante elegancia sin ambages redimiendo desde el suicidio cristalino un buen reducto intacto rezumando ego loable no ofensivo resumido teniendo en tremenda estima nadar desde infantiles derivas o experimentar nadando sueños en rompedora efervescencia no obstante oigan raro deshacer el nudoso rizo abstruso con inimaginable oscuridad nocturna apeteciendo librar del embriagador susurro de excepcionales efluvios la nada ominosa advertencia negra hecha escuchar ladeando apáticos rancios más ácratas si órdagos bastos imaginamos cantando excepto si una sibilina unidad rayada rozara acertar nueve deseos o surcar universos siderales prohibidos inasequibles requiriendo ordenar sea expulsado no albergar trastornos importantes si bien ostensibles sin desdeñar el emergente lapso o calamidad unido en nudo corredizo intrigante a su unívoco bostezo  exhalado intensamente mientras en toda ruta alternativa malas almas necesitan de obnubilar ratos entre tristeza o suplicios ufanos resultantes de imaginar despertar oscuro sudando intentando no orinar como el niño tragón en su débil obsesión nacida de experimentar olfativamente todo rastro oloroso sin el límite inteligente generalmente exigible negando la olfacción  acometida resistiendo malamente a la estupidez subversiva implícita no furibunda auque muchos encuentren salvación en no descubrir en su despensa excesivos nitratos oleaginosos amenazando privar a todo ínfimo alimento resguardado el color intensamente atractivo sin especie ni tratamiento remediador estudiado sin anormalidades bien intencionadas o sabias que utópicamente emule un sabor así ni exista la buena innovación en ningún restaurante ocupado ni deleite a nadie denigrar odiosamente alardes culinarios en ruin cobardía aunque ruidosamente sin embargo justas utopías nacen tendiendo odio a reinar alto buscando incesantemente olvidar sin oscurecer saborear sin empacho ni saciedad insana bastando la escasa sobriedad en toda empresa resistente ninguneada oscuramente sin elegancia ni nada íntimamente normalizador garantizando únicamente no subir en nada tremendamente inhóspito dificultando ostensiblemente inspirar mayor altivez generalizada incluso no adjudicando buena libertad en su larga andadura negativamente zozobrante a nadie de orejas estilizadas ni tampoco opinando nada absoluto con inquina o necedad esquiva sobre nadie amable con inclusión de aquellos salvajes con ovaladas narices indagadoras nauseabundamente formadas imaginando necesario investigar tenazmente ocurrencias oblicuas de inhóspito origen;

 

libre imagino bailar riendo en ocasiones lúgubres viviendo indómito de absolutismo rebelde sin impedir en nada tener oscuras obsesiones seduciéndonos con un regusto embelesador consumiendo en repetitivos trances uniformemente reglados a zafios óbices no oportunos sintiendo épicas sensaciones imposibles bastante irreverentes les intento negar olvidarme en la necesidad ambigua terriblemente ubicua redimiendo amablemente liberalidades de empujar tinieblas a la locura inquiriendo ser más opaco en grandes retos entre grandes invidente ominosos respetando el gigantesco infinito oscilando o basculando vívidamente invitándome a basar libertad en ser universal  respetando garantizar irradiar de olvido mi alma libidinosa de intentar transformar órganos en naturaleza trocando recuerdos en nada utilizando buenamente esos senderos oblicuamente curvos retorcidos entre surcos serpenteantes imprudentemente nivelados esparciendo sedimentos terráneos inmaculados  levemente ocultos sobre ornamentos rústicos pretendiendo respeto en silencio incluso viendo oscuro cimentar una aspiración nula de origen abyecto presionando una respuesta alimentada de oír bullir una sutil crítica obtusa reluciente en infamia rácana ofertando sesiones inverecundas lubrificadas vitalmente aunque resten odiados sabores ufanos recordando con ahínco revertir su indisciplina nefaria dando importancia formal incluso con un largo tedio a desear intentar no fructificar indolentemente ni imaginar temer un deseo en su fiereza libre obstaculizando retorcerse insufriblemente de angustia suicida imparable necesariamente trabada en no transferir a nadie demasiado orden con una iniquidad de acero respetando imaginar no trocar en nulidad tantas aspiraciones risueñas liberadas a ratos gratificando a rebeldes maravillosos intentando ser esos minuciosos observadores con inteligencia ocular nula en su nefasta ostentación tramposa resultando un nido corrupto ajado de animadversión soez en nada inocente ni sabio unificado forzando la amistad redentora ramplonamente usando de alguna recriminación a razas endémicas zafias aunque a demasiados aspectos raciales intolerables menos probos oigamos rechazar toscamente a nacidos con imperfecciones aunque  a nadie importe nada generalmente un nacimiento avieso o torcido resultando absolutamente ridículo atribuir maldad a genotipos etiquetados nitrogenados éticamente rutilantes intentando cruzar a universos normales íntegramente vividos entre ruidosa suciedad amarillenta  logrando liberar a cualquier engendro roedor ambicioso no demasiado ostentoso  loando o santificando osar tenazmente  ocultar ñoñerías o subvertirlas creyendo observar niebla obstinadamente terca rozando el declinante atardecer durmiendo noches estrelladas gratificantes al no durmiente o risueño onírico  zalamero andante retozón urogallo nocturno trazando incansablemente ingenios rechazando ánimos  no inteligentes con ortodoxa inteligencia mientras pienso usar las sensaciones  olfativas librando útiles desdenes invitando con optimismo a nalgudos individuos naturistas gritando úlulas narcisistas tremendamente reluctantes a vivir éxitos  sin el susurro que universalmente imprime vida a borbotones limpiando el error necio necesariamente utilizado liando intenciones de amistad donde tener resquemor impide vivificar intenciones amatorias lúcidas importando no corromper la unánime sociedad orientada a negar todo estímulo sutil de escasa sonoridad estimulante negociando tratados internos ramplonamente interesando no temer el largo invierno garantizando el no cometer inútiles actos cuando un intento de acercamiento no despierta opciones ocurrentes conviniendo ubicar las tentaciones ante rígidos nervios usando el sentimentalismo tenazmente rehuyendo a olvidar  proporcionar ideas neoplatónicas introduciendo ópalos negros fuertemente uniformados no dando ánimos ni dando opción  libre a últimas necesidades inquiriendo captar a más expertos no titulados  en seductoras investigaciones nobiliarias con rotunda impaciencia sintiendo prisas apremiantes resultando apetecible retozar entre nubes color oro remolineando oscuras sensaciones orillando sempiternos traumas remolones implacablemente sibilinos teniendo ordenado no emprender salvajes expediciones ni negar el bien unilateralmente ladeando optar sin oprobio al celibato opulento riendo de aquellas ridículas sugerencias eclesiásticas de exteriorizar amor y expulsar ruindad desde el sereno trance infinito necesariamente aséptico de orgasmos si  estima necesitando tener razón expresada muy unánimemente logrando tener intacta toda unidad de experiencia sólida universalmente natural íntegramente vívida ocupada con artificios seductores en su tremendamente amplio basamento libre existiendo seducciones sin igual nada torcidas resistiéndose a modificar algo razonablemente raro aunque roce oscuridades siniestras a resultas de inocular demencia en sus sensaciones ufanándose en gran ostentación nacida intentando tener remedio o cura a resquebrajarse en dolorosa ansiedad de no imaginar dónde inventó su primera oración sabiendo imposible curarse interiormente óptimamente necesitando enfáticamente no recordarle a sus garantes otras sutilezas negras odiosas imprimiéndose neutralizando verter el nefando tiempo ante demasiados ojos sucios utilizando segundos apremiantes no duraderos opresivos si olvidando mantener benevolencia risueña ante súbita amenaza zozobra un lustro en silencio sin otra belleza royendo en el libertinaje lúdico a donde riéndose óptimamente nadie desplaza el ensueño xenófobo indolentemente grabado uniformemente o sin trabas razonables a todo aquel de oír sin el nimio temor encendido naciendo de imaginadas deudas olvidadas siendo risible oír bascular al necio demonio o mar indómito liderando incansables nervios jadeantes ubérrimos sugiriendo temer imprevistas consternaciones infinitamente agresivas si negando al divino amor inventas nefasto imprecisiones con un afeminado  susurrar serpenteante indicado en mi pereza rampante especulativamente más urgente y obstinada sintiendo terrible el nulo tiempo acelerado de antaño sabiendo oscuro por los aseverativos no tartamudos en adelante descritos absurdos sinuosos o renegados absurdamente zoquetes o necesitados acérrimos de amor sin temer insultos respondiendo a nuestra defensa obligando usar necesariamente artimañas no orientadas teniendo angustia a contener en negros trazos una alocución de absoluta magnificencia implícita en nada tremendista rozando aspectos sensibles en negándome a resistir bribones ostentando las ordenanzas nulas o transgredidas en no exigir rogar temblar en extraordinarios sentimientos temiendo indagar más allá

 

¡que unos inspiremos estupefacción rozando olvidados umbrales ningunea éxitos tramposos imprimiendo tenebrosidad ominosa urdiendo bien irritantemente cuantos usos opcionales barajamos imitar en no intentar nada temerario excesivamente grandilocuente resolviendo además de ocupar con orgullo nihilistas universos nuevos atesorar intrigas de escasa agilidad desde el apremio de urgir el ñudoso acervo resultón de exhortar suaves deseos el estímulo luminoso novísimo unificando el vívido olor tenaz incluso en mínimas proporciones ostensiblemente ubérrimas nada modestas a la exquisita luz otoñal garantizando irradiar ostentaciones únicas no inverosímiles cuando oída es nuestra denodada estela universal de amor ominoso resultando imposible saber además ásperas casualidades impregnadas de adulaciones rizadas o giradoras aseveraciones no desdeñosas opinando o balbuceando sonidos tirando a cursis usando libremente iniciativas campesinas emulando naciones zafias asaz mal paradas aunque rindan soberanos emolumentos a majestades intangibles o deidades invisibles o señoríos etéreos naciendo invadiendo la elaborada molicie antigua no ancestral necesitada de observar xenofobia en necia ofensiva fuertemente obstinada buscando intentar abrir portales a rutas abstrusas en suicidio total aunque resista rendirme un ínterin nimio instintivamente nulo con la unanimidad sin obstruir misantropía inspirada en nitrogenar tardes rozando a sueños en serena pausa extendidos con una larga opresión ni ostensible teniendo esperanzas ni exequible recordando apatías rojizas unidas invariablemente desde otras sutilezas más ácratas suavemente ancladas liando torpes opiniones sin tremor reforzado ocurriendo nada añadido ni de otra aneja naturaleza tampoco entendiendo no asidero depreciar incentivos especiales de escasa ornamentación ínclita dando oportunidades sutiles o bonanzas lábiles incluso cuando unívocamente ocurre ser significativo imprimir nueva utopía  no modesta a todo intento zafio en nula fortaleza entronizando romper múltiples obligaciones resueltamente evitando nociones que utilicen estímulos aprensivos necesariamente tenidos en gran unidad sin temor a nada de ostensible insignificancia ni tremor en nada tampoco a rehuir el libertador entusiasmo con candor insincero o naturalidad engañosa sabiendo necesitar olvidar básicamente las enseñanzas sapienciales de entender obnubilando todo recuerdo ajeno neutralmente a tirar unilateralmente reticencias a la elegancia zalamera aspirando obstaculizar sutilmente una estrecha razonabilidad trasnochada en sentida impaciencia exceptuando la rosácea estrella norteña con origen remoto en negras nociones inverosímiles nada gratuitas últimamente necesitadas aunque se piense en cortapisas tontas o miserables inconvenientes negándome temblar inconsolablemente en rozando a esas nimias  naturalidades absortas de acusar temeridad en nivelar insufribles espantos no demasiado oscuros en nada excepto si trabajas inmoralidades más ampliamente necesitando observar rutinas opresivas mientras piensas en restituir el legado conservador universal en rencor por opinar ufanándote sentir aversión de odiar el refario remordimiento estético bastándome el leve atisbo renqueante sumamente estridente de estar obnubilado deseando intentar ostentar sorpresivamente invectivas no necesariamente enfáticas cuidando el susurrante influjo trabado a reproches a la gratitud únicamente no reteniendo el todo obligando con optimismo nihilistamente óptimo ridículamente desdeñable a gustar o saborear tratar el mundo en rotunda aceleración rápida inimaginable o sorpresivamente increíble no sospechada imaginada normalizando un abismo necesario de ordinariez crispante agitando lúgubremente la adversidad ramplona o subvirtiendo indolentemente la enigmática necedad con inverosimilitud a rebeldes malandrines estimando nulo tener estilo sutil incluso no costándole a un tumulto avariento susurrando entretenidas nimiedades nacidas en gigante orgullo con impertérrita obcecación soberbia tan ufana ridícula bohemia ilusa oscilante sosa rancia elegante como roñosa incluso mejorando intenciones no adecuadas ni demasiado ostensibles aunque sea una opinión fuertemente establecida no seducir a tientas en necesidad excesiva resultando roñoso establecer sofismas universales entendiendo la temeraria obsesión oportunista lacerante vívidamente ingenua de acumular rabia sintiendo un regusto ubicuo bastante ominoso rondando en nuevos sentidos implicados nuevamente ganando un lento arreciar risueñamente imposturas formativas jugando un rato interminable a ser original bien resguardado en tener opiáceos de origen excelso no tenebroso en nada de inocente expectativa ni desdeñable o nefasto en cualquier estrechez sin arañar ritmos incendiando o transmutando el necesario embelesamiento radical inverecundo ni tirar a canalizar tinieblas a tinieblas ocurriendo desde antes unas notables inclemencias de acumulación de bribonería ingrata en nueva expansión nada fruslera o cobarde aunque deba acercarse a nuevos orígenes de excelencia sin dudas imprimiendo buena unanimidad junto a restos oprimidos tramando razonables osadías sin aseverar ser un necio truhán oportunista siniestro ni entender una traición recordar al libre esfuerzo sensorial trabado en mejorar infamias desde oestes sures estes nortes lanzados a ser andados libremente tendiendo a ser egregio sentido final en rutas amables sin suponer excesiva complejidad una necesidad de adueñar nuevas demandas osadas fielmente expuestas ramplonas o zafias mas estimadas novedosas temiendo esquivar invectivas no transigentes estimulando no trabajar aunque rompa normalidad el gran acicate rutilante grandioso invicto rey ante reyes el libre señorío esperando no tener iniquidad de orden oscilante lacerado ante inimaginables necesidades tremendamente estrechas nada cabales invadiendo óptimas negativas tenidas en nula desesperación entre notas tenues esgrimiendo apilar recuerdos en cascada osando bullir risueñamente ante resistencias inciertas negando ferozmente imaginar nuevos infinitos trabajando orillar ácida necesidad imaginando mejor olvidar!

 

Si estás a punto de irte, ¡te vayas o no recuerda que eres hermoso!;

y que tu belleza, tu perfección, está en su imperfección.

 

Organismo Imantado

Próximamente…”El Impulso Ascensional”

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *