La Prehistoria

Escrito por el 10-7-2012 en Literatura de Combate

Historia de la Escritura.2

Por el clima el cielo; por la compañía el infierno

Nicolás Maquiavelo

Escrutar despertar a la escritura, a la historia, parte de una premisa forzosa, la ignorancia del momento primitivo, de la ignota infancia; de una etapa iletrada, cándida, despreocupada, con una receptividad expedita para la fascinación en la experimentación comunicativa franca. La infancia tiene una proyección gráfica indiscutible, el caprichoso garabato. Las extremidades, todavía libres de dogmática disciplinaria, constituyen una misma cosa con el útil escritural; y el cuerpo transmite el impulso en la sinceridad de su contenido latente sin mediación de represión ninguna.

Pudiéramos decir que a falta de haber culminado el proceso de individuación, lo escrito es una misma cosa con el niño, que entorno y sujeto se encuentran abiertamente confundidos; es decir, que los testimonios escritos son tan objetivos cuan subjetivos. Digámoslo en categorías del psicoanálisis: “Ello y yo convergen impunemente”.

¿Quiere decir esto que no cabe sonsacar contenido personal y subjetivo del garabato? No, lo extraído corresponderá individualmente al sujeto evaluado, sin embargo no en cuanto síntesis de un proceso de socialización, esto es, de autocensura. No hay por tanto personalidad, ni ego, ni conciencia, ni oscilación problemática entre deber y conservación, ni cultura, ni represión sexual, ni síntesis, ni dialéctica, ni humor, ni inquietud, ni, en suma, literatura. La inteligencia social no existe, como tampoco la necesidad de máscaras, ni de hipocresías; el mal y el bien se disuelven aún en el instinto. ¿Qué es la escritura si no un esfuerzo de hipocresía sostenida? ¿Qué si no la máscara de la inteligencia social, enderezada a encauzar, a domesticar en palabras, en pensamiento, el flujo de los instintos?

¿Por qué nos seducen esas extrañas formas impresas? Tan poderoso es el reclamo de su brillante mérito, que nos empuja a cambiar atracción animal en cortejo; sexualidad en versos; y experiencia en literatura: nos extrae de la prehistoria la tentación de la elocuencia.

Se dice de los sumerios que fueron los primeros de esta transición a la historia, a usar de escritura. No deja de ser expresivo que al tiempo se les atribuyan las primeras leyes, la cultura del proverbio, de la deducción moral, y de la cognición discursiva, juntamente, con la representación del mito de la intelectualidad contra la virtud (Caín y Abel, el paraíso de Edén, etc.)

Es una controversia sustancial de fondo, tan vetusta como la historia misma. Acaso la escritura sea el árbol de la ciencia; y su fruto el aprendizaje de esos antinaturales movimientos de brazo, muñeca y antemano. ¿Merece su sortilegio el precio de la expulsión del paraíso? Particularmente nunca he sido de los que reniega de mi condición de hijo de Caín.

Niño Burbuja

2 Comments

  1. Me encanta, Niño Burbuja

  2. Estoy irremediablemente enamorada de ti

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *