Tipografía y Monotonía

Escrito por el 21-1-2013 en Literatura de Combate

 

Historia de la escritura 10.

 

“No es una buena medida de salud estar adaptado a una sociedad profundamente enferma

Krishnamurti

 

La consecuencia más reseñable del servicial oficio de la escritura para con la reproducción del statu quo es su actual deriva a la forma más expresiva de control social, la estandarización de la conducta.

En su proyección gráfica esto tiene un nombre: tipografía o mecanografía. En su vertiente más distópica, la modernidad nos muestra su resulta macabra en las deserotizadas teclas; cualquier matiz de personalidad que arroje la particular cinesis del escritor se disuelve en la disciplinaria y monocorde impresión tipográfica, que tan poco entiende de presión, inclinación, cadencia, o tamaño.

 

Si el hombre realizado en su potencial imaginativo introspectivo era el del auge de las formas fonéticas, el hombre tipográfico está profundamente coartado, reprimido, y compelido a regularizar su hilo de pensamiento. La sociedad total, opulenta, individual, tecnológica, avanzada, oprime la cognición literaria al punto de confiar su escritura a departamentos tipográficos estancos.

 

Compárense las experiencias cinéticas del escribir con las del teclear. De un lado, la soltura de muñeca, el abanicar de la mano acompasado del latigazo de brazo fluyendo en una grácil cadencia; de otro, la impenitente percusión de la tecla, inamovible, prefijada, indolente, machacona, constante, repetitiva…

 

El camino de la tipografía avanza un sendero donde la verdad de la abstracción resulta en lo que tantas otras veces fue nefastamente augurado: distopía.

 

Niño Burbuja

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *