Los Premios “Príncipe de Asturias”

Escrito por el 14-7-2011 en La vida Sigue Igual, Periodismo de Provocación

LA VIDA SIGUE IGUAL

Parece ser que los premios “Príncipe de Asturias” tienen una bien ganada fama de seriedad y rigor, aunque, en momentos muy concretos, haya habido alguna que otra disconformidad.

Esto está dentro de una lógica operativa por la complejidad de valoraciones que pueden ser tenidas más o menos en cuenta. Es natural, por tanto, que en una estimación primera, lleguen a la fase final unos cuantos elegidos. De entre esos elegidos, en ocasiones puede estar más claro que en otras quién será al final, la persona que alcance el premio. Habrá que admitir que esa dificultad va a determinar que los miembros del Jurado tengan que “convencerse” entre ellos y de acuerdo con los estatutos, nombrar al más idóneo.

Ocurre sin embargo, que a la luz de los años de trayectoria de esta institución, los favorecidos por los premios van modelando de alguna manera el criterio del público que sigue la vida cultural del país. Exactamente igual que en el mundo de la justicia, las sentencias crean jurisprudencia. Por eso, lo más lógico es que haya siempre una aprobación y una aceptación de las personas que reciben estos honores.

Comprendiendo estos antecedentes y teniendo en cuenta otros matices que a mí se me puedan escapar, desde hace muchos años,echo de menos la concesión de este premio a dos artistas que lo merecen de forma incuestionable. Me refiero a Plácido Domingo y Julio Iglesias.

Sí, ya sé que a Plácido Domingo se le premió hace años junto a los otros cantantes líricos españoles, que también se lo merecen, ojo. Estamos hablando de auténticos números uno.

Pero es que Plácido Domingo ha pasado al trono de los dioses para el mundo entero. Puede ser que un día nos lo tengan que venir a contar de otros países. Nosotros aquí, con nuestras “figuras” de los “realitys”, pues tan entretenidos, oye tú y tan panchos, ¿no te parece? Lo de Julio Iglesias es de una injusticia tremenda. Me gustaría haber tenido acceso a las alegaciones de los miembros del Jurado. Seguro que a ninguno de sus miembros le hubiera gustado que esos debates se hubieran hecho públicos. ¿Verdad o no?

Cualquiera de estos dos tienen demostrada su valía en el mundo entero y derrochan las tres virtudes más importantes para cualquier valoración: a/ talla artística, b/ espíritu de trabajo y

c/ presumir de español.

Si alguien pone en duda los méritos de estos dos personajes universales, por favor, lean, consulten y tendrán la posibilidad de elaborar decisiones por sí mismos sin que nadie les guíe por la calle que les interesa.

Ah, se me olvidaba. Ninguno de los dos es de los artistas de las cejas. No sé si tendrá algo que ver, pero ¡cualquiera sabe las reacciones del grupo ante un premio a Julio Iglesias!

Tampoco he visto presión mediática que, de alguna manera, forme o articule un estado de opinión. O que expliquen los méritos de otros cantantes, que ni son españoles, ni han vendido la mitad que ellos ni han sido invitados a la Casa Blanca varias veces en fechas señaladas.

Los  méritos de estos dos personajes son tan rotundos, tan objetivos y tan claros que me da un poco pena traerlos a colación, por lo que supone de injusto.

Me conformo con que alguien se haga esta misma reflexión. Y que conste que el premio “Príncipe de Asturias” a ellos no les va a promocionar, no les va a engrandecer, pero ellos sí iban a dar más prestigio y valor al premio. Cada uno en su sitio.

Carlos V.

One Comment

  1. Plácido Domingo y Julio Iglesias son dos glorias nacionales, que aquí los tenemos como clásicos, sabemos que están ahí, pero el mundo discográfico avanza tan rápido que han pasado al fondo de armario. Hasta ahí bien. Lo que pasa es que nosotros premiamos el fondo de armario de otros países. Jajajaja. Pero vamos a ver, si son reconocidos en todo el mundo mundial, ¿quién quiere otro premio? No es esta la tierra de don Quijote? Por eso.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *