Porno

Escrito por el 09-4-2013 en Poesía Subversiva

 

 

 

Juan, Antonio, Adri

 

No una alegoría, sino una ecuación. La gravedad, y el bien, y la redención, y el mal mismo, definidos de repente con precisión matemática.  Hay un mensaje oculto tras de las líneas; siempre ha estado ahí. Presente pero inadvertido al ojo distraído, la noticia de un final prefigurado devuelve a las metáforas el sentido de realidad, que ni Dios ni la historia lograron aplastar.

La batalla intempestiva por el corazón del mundo se celebra de nuevo en casa de los mortales, y de nuevo el hombre conquistará su propia esperanza arrancándola del pecho enamorado, y de las garras, del demonio.

 

 

Profesor: ¿Quién es usted? ¿¡Qué quiere!? ¿¡Cómo ha encontrado mi casa?!

Padre: No le mentiré, necesito invocar al demonio.

Profesor: ¿¡Pero que dice!? ¿Está loco!?

Padre: Me llamo Ángel Beriartúa, llevo doce años estudiando el apocalipsis de San Juan y he descubierto que es un pictograma.

Profesor: ¡Policía! Ah ahhhhhh

Padre: Necesito hacer el mal, para ganarme su confianza. Ahora escúcheme atentamente, le mataré si es preciso.

Profesor: ¡¡No, no, espere!!, ¿esto es una broma no?

Padre: Al principio utilicé la esteganografía de Tritemo, basándome en una transcripsión numérica de los versículos.

Profesor:¡¡¡¡ Ohhhhnoooo, es una pesadilla!!!!

Padre: ¡¡Esto le ayudara a comprender…!!

Profesor: ahhhhhhhhhahhhhhhh!!!

Padre: ¿Cree que me gusta hacerle daño? ¿Cree que disfruto torturándole?

Profesor: Lo primero es conseguir una hostia consagrada.¡¡Ahhhhhh!!

Padre: ¿¡Qué más!?

Profesor: Una Manita Muscalia, como los psicotrópicos, la droga

Padre: ¿¡ya está!?

Profesor: Y sangre de doncella

Padre: No me estará engañando? Atiéndame, todo está quí en su libro…

Profesor: ¡¡¡Este libro es para gilipollas!!! ¡Gilipollas! ¡¡Que son los que escuchan mi programa y compran mi libro!!

Padre: Voy a tener que obligarle…

Profesor: ¡¡ahhhhhahhhhhh!! de verdad cree que va a encontrar una mujer virgen en la ciudad a las 2 de la mañana?????

Padre: Sí… Con la ayuda de Dios…

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *